jueves, julio 05, 2012


Terminó hace dos meses, pero la última retrospectiva de David Hockney es una excusa para ver, así de reojo y al paso, parte de su última obra. Y también para pensar sobre lo que dice el crítico entrevistado: que los paisajes de esta etapa no son paisaje construidos principalmente por esas miradas de 30 segundos, al mirarlo y luego ponerse a empastar la tela, sino con la memoria de ir y venir por un pedazo de un camino durante siete años seguidos. O la de la sobreimposición del recuerdo de lo que se vivenciaba ahí, durante la juventud y la infancia con lo que se encuentra hoy, no únicamente en la realidad, sino en la resurrección o transformación de tal sentimiento. En este sentido sucede que la emoción mete la cola y pinta con ella.

Paysanando

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Cada vez mejor

6:04 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal