miércoles, junio 21, 2006

Julia Margaret Cameron uploaded

Como todos, suelo decir -o escribir- tonteras. El título de esta entrada tal vez lo sea. De hecho, con certeza, poco hay de común en la experiencia externa entre la fotógrafa inglesa y Sofía Berakha, la exploradora que creó la imagen que brilla desde aquí. No obstante (y sin olvidar que JM Cameron tomó sus primeras fotografías a los 48 años, dos décadas arriba de estos comienzos de Sofía) hay algo en común en el registro. Hmmmm... trato de aclararme: sensibilidad y deseo. Solemos pensar en la sensibilidad como algo transfrontera; "técnico" y "animal" a la vez. Los distintos -decimos- son los que tienen "otra" sensibilidad, pero nos cuesta aceptar que ella es simplemente el resultado, una manifestación, del deseo: de las formas que adopta el deseo. Y hay tantas torsiones del deseo en este mundo. Sofía hace resonar la suya.

1 Comentarios:

Blogger Carlos Tromben dijo...

Esta foto es particularmente sugestiva y, como dices, es una manifestación particularmente sutil del deseo. El juego de piernas, el micrófono trucho (¿o es otro símbolo soft de perversidad polimórfica?) Los personajes están ademas adheridos al pasto fresco, tierno. Grande ella.

12:00 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal